Nuestro equipo humano

Domingo Javier Martin Martinez

Creador de Origen-33

      

Desde muy pequeño supe que venia a ayudar a las personas, por alguna extraña razón siempre sentí que tenia una gran responsabilidad con mejorar el mundo, el como hacerlo no lo habia tenido claro hasta que cumpli los 33 años, por eso decidi llamar a mi proyecto personal Origen-33.

Siempre tuve un gran conflicto a la hora de decidir que hacer, con tantas posibilidades diferentes entre las que elegir para poder ayudar a las personas y al mundo, la verdad que me costo decirme. Me hubiera gustado estudiar medicina o ser fisioterapeuta, aunque después de estudiar y ejercer como enfermero me di cuenta que venia a ayudar de otra forma, mi siguiente opción fue aprender el lenguaje de los sordomudos que al final no pudo ser por temas logísticos y de distancia, así que para aprovechar ese año de mi vida en el que me encontraba tenia dos opciones estudiar repostería que me apasionaba hacer magdalenas y verdaderamente creía que si todos los días alguien se comía una de mis magdalenas, hechas con tanto amor, el mundo se convertiría en un mundo mejor :). Esta opción tampoco pudo ser y al final acabe eligiendo la única opción que tenia en ese momento, estudiando comercio exterior y años después empresariales, aunque durante muchos años me seguí preguntando a mi mismo como encajaba esa parte tan humana mía en el mundo de las empresas.

Después de trabajar en muchas empresas, me di cuenta que en la gran mayoría de ellas existía el mismo problema, un gran falta de humanidad y de cooperación entre las personas. Todo esto me hizo reflexionar llegando a la conclusión que estaba en el lugar donde tenia que estar y tal vez con mi granito de humanidad ayudaría a que las empresas se convirtieran en un entorno mas humano.

Porque nace en mi la inquietud de crear Origen-33, después de la muerte de mi padre hace mas de 9 años, entre en una crisis existencial muy profunda donde perdí las ganas y la ilusión por vivir, en verdad me perdí durante mucho tiempo y no entendía que me ocurría ni como salir de ese estado, por primera vez en mi vida me había dejado de escuchar. Después de un largo proceso me volví a encontrar, esta vez diría yo que con la mejor versión de mi mismo,     re-conectado con esa parte tan humana que siempre tuve y descubriendo mi verdadera pasión, que daría un nuevo sentido a mi vida.

A través de todo el proceso recibí mucha ayuda de muchas personas, me forme y aprendí muchas cosas que nunca hubiera creído posibles ni imaginables que me ayudaron a entender una parte importante del ser humano y su gran complejidad. Por todo lo vivido en el largo proceso de reconciliarme conmigo mismo, es que ahora he decidido ayudar a través de las habilidades y conocimientos que he desarrollado y de esta forma, las personas con un interés verdadero en mejorar sus vidas se puedan beneficiar.